¡Por fin! Primer Raid de Aventura de la temporada, II Sherpa Raid, 10 horas de disfrute por Granada, esta vez con lluvia y frío. Mi compañero Dani y yo teníamos como único objetivo el disfrute. Aunque las condiciones climáticas no ayudaron, avanzamos con a ritmo y lento pero constante. Mi cabeza no acabó de funcionar, no me concentro y hago varios errores… ¿por qué no consigo entrar en el mapa?

Vuelta a Granada y vuelta a los Raids de Aventura después de un inicio de temporada fulgurante, con varias carreras de orientación en bicicleta y de orientación a pie, con resultados bastante dispares. He llegado al final del primer trimestre del año muy saturado mentalmente. Todo ello se ha traducido en malas sensaciones compitiendo.

Si físicamente me estoy encontrando bien, ¿por qué no se traduce en mejores resultados? Vuelven los Factores limitantes, elementos que no me dejan avanzar, por muchas horas que esté dedicando.

1. Factor social y psicológico

Es la limitación base para un raid de aventura (y para cualquier aspecto de la vida) y uno de los ámbitos de la salud, junto a la salud física. Al igual que entrenamos el físico, deberíamos de entrenar nuestras habilidades psicológicas y sociales.

A lo largo del Sherpa Raid acusé una falta de concentración constante que se notó en multitud de síntomas:

  • Sección 1, orientación urbana: me sentí incapaz de trazar el recorrido para optimizar la ruta, menos mal que mi compañero Dani estaba mucho más centrado que yo.
  • Sección 2, trekking: tuve un error leyendo las curvas de nivel que casi nos saca por completo del recorrido.
  • Sección 3, BTT: me costó muchísimo salir ya que no conseguía orientar por la zona urbana. Por si fuera poco, nos saltamos una baliza por un error en mi lectura de mapa, ya que estaba fuera del camino. Me parece increíble teniendo en cuenta que es una especialidad en la que he competido mucho últimamente.
  • Sección 5, BTT: nos tuvimos que saltar la sección 4 de trekking, ya que íbamos con retraso en los tiempos previstos. Por fin, en esta sección, encontré mi ritmo de navegación y reconocí las horas de entrenamiento que he hecho.

Llevo cinco meses con un ritmo muy alto tanto en mi labor de maestro como en mi vertiente de Educador Físico Deportivo. Mi mente está totalmente “sobreentrenada”.

Combinando carga física y mental

Según la teoría del Gobernador Central, el cuerpo no diferencia la carga física de la mental. Todo es carga y al igual que periodizamos la carga física de manera progresiva con periodos de descanso para asentar nuestras mejoras, igual deberíamos de hacer con la mente.

Para ello, hay que lidiar con multitud de problemas a la hora de afrontar un Raid de Aventura:

  • Estás haciendo un curso y no se puede faltar.
  • Tienes un examen o una fecha límite de un proyecto en fechas próximas a la carrera.
  • Aparecen problemas con familiares, amigos…
  • Exceso de pantallas: aquellos tiempos del “no hacer nada” han desaparecido con consultas rápidas a un móvil. La mayoría de las veces solo conseguimos rellenar nuestra mente de información inútil.

Haz el favor de parar

¿Has intentado dedicarte a no hacer nada? Pues eso es una de las herramientas que puedes utilizar. Te cuento más en este otro artículo.

Igual que dedicas un tiempo regular y progresivo a entrenar el físico, entrena la mente, dedicando progresivamente más minutos a serenar tu cerebro.

¿Y la salud social?

Si eres como yo y trabajas, entrenas, tienes otros proyectos… puede ser muy fácil acabar dejando de lado a familia, pareja y amigos. Por ello, haz el siguiente ejercicio:

  • Haz una lista de planes interesantes para ti y proponlos a la gente de tu entorno. Por su puesto, puede ser entrenar, competir… pero sería interesante cultivar otros ámbitos de tu vida. A mí se me ocurre:
    • Quedar para pasear y hablar
    • Asistir a un concierto
    • Jugar a juegos de mesa
    • Organizar una salida a la montaña

Si no tienes amistades disponibles donde vives, busca clubes, asociaciones, eventos que te gusten y exponte a gente desconocida. Para encontrar gente que haga tu deporte, escribí este artículo, pero puedes utilizar la misma filosofía para aficiones que no sean deportivas.

Conclusión

Una mente calmada, enfocada y rodeada de un entorno social nutritivo potenciará tu rendimiento en Raids de Aventura o en cualquier actividad física que practiques.

Mi experiencia en el Sherpa Raid hubiera sido mucho mejor si hubiera cuidado estos aspectos, y desde este artículo, me comprometo a cuidar este factor psicológico y social mucho más.